Natalio Faingold

Artistas 19/06/2019 Por
natalio faingold
natalio faingold

Es uno de los creadores del tema “Lamento Boliviano”, tal vez uno de los más difundidos de la historia del rock de nuestra provincia. Durante mucho tiempo desarrolló su carrera musical en Estados Unidos e Inglaterra.

Nací en una casa de músicos. Mi mamá tocaba el piano y escuchábamos música todo el tiempo. Además mi papá era muy amigo de Armando Tejada Gómez y Mercedes Sosa. Vivíamos en un ambiente muy cultural, donde la música era muy importante.

Fui desde los cinco años. Después tuve una maestra muy buena que que me enseñó mucho. Cuando uno es chico y tiene un buen maestro, se abren muchas puertas. Después seguí, estuve en la Escuela de Música y también estudié percusión. Siempre fue algo que me gustó mucho.

Altablanca no era una banda que tocaba en bares. Hacíamos conciertos o teatros. Era una propuesta música y muy conceptual. No tenía nada que ver con tocar en bares o algo por el estilo. Nosotros sí íbamos a bares, pero después de los conciertos (risas). Ensayábamos mucho todos los días. Siempre después de las 4 de la tarde, para respetar la siesta. Fue una época buenísima. Ahí tocaba la batería y luego me pasé al piano.

Desde los 19 años no estuve mucho en Mendoza. Eso fue hasta hace unos doce años. Me fui con el claro objetivo de aprender más. Yo creo que para cualquier persona, que está relacionada al arte, es importante conocer otros lugares y otras culturas. Y sobre todo intentar crecer en un mundo que tal vez puede ser más competitivo.

Primero estuve cuatro años estudiando en Estados Unidos. En Mendoza existía la enseñanza de música clásica, pero no la de música moderna. Yo estaba en la Escuela de Música y aprendía clásica. Un día quise mostrar un tema que había compuesto y me dijeron que no se podía porque nos podía escuchar el director. Ahí decidí que no podía cursar más. Lo mío estaba más relacionado a la música moderna. Yo quería crear; eso fue algo que me inculcaron en mi casa desde chiquito. La creación es muy importante en todos los ámbitos de la vida.

Viví afuera un tiempo y después volví y estuve en Buenos Aires. Y ahí hice mi primer disco. Eso fue en 1983.

Los vi tocar y les comenté que me gustaría producirlos. Fue una época muy creativa. Incluso un poquito antes de eso salió el tema “Lamento Boliviano”, el cual compusimos con Dimi Bass. Fue una etapa muy bohemia, ensayábamos todos los días hasta las 5 de la mañana.

Yo quería seguir aprendiendo, entonces me volví a ir a Estados Unidos. Mi idea era tener herramientas para poder hacer todo lo que quisiera, musicalmente hablando.

En un momento trabajaba con Buenos Aires e hice mucha música para publicidades. Incluso para marcas muy importantes. Acá en Mendoza hice todas las cortinas de la FM Metropolitana, las del Casino de Mendoza y también las de Madras sólo por nombrar algunas.

Hace tres años hice “El Futre”, obra que presentamos en el teatro Independencia. Y ahora estoy trabajando en una obra sobre la Difunta Correa. Ahí estoy tratando de plasmar el folclore y el rock, pero tratando de buscarles otro punto.




Boletín de noticias