La Contreras

Artistas 22/06/2019 Por
La Contreras
La Contreras

Nació en Mendoza. La raíz española de su familia fue la primera fuente de inspiración con la música. A los 16 años fue coreuta de la banda de rock Banana Splits y, poco tiempo después, comenzó con el canto flamenco.

Fueron dos décadas de recorrer escenarios de todo el país con la banda. El tema Quítame el respiro fue su primer hit. Grabaron ocho discos y en 2003 compusieron la música de la telenovela Soy Gitano.

En 2011 se separó del grupo y comenzó su carrera solista. Flamenco Impuro es su primer álbum del proyecto La Contreras. Actualmente prepara un concierto para el 9 de marzo, en la Legislatura Provincial, por el Día de la Mujer.

El abanico es un elemento que usa permanente Mariela Contreras. Sus colores y diseños le otorgan un estilo inconfundible. “Me encantan los abanicos y los uso siempre, más allá de que es un elemento muy español. De hecho este me lo regalaron en una gira por España con Simpecao”. 

Además de su banda solista, integra un dúo con Elbi Olalla, con quien interpretan música hispanoamericana en versión libre. “No sé qué no sentiría si no cantara. Toda la vida me dediqué a la música, es felicidad”. 

 En una de las paredes de su espacio de creación, conserva un afiche del concierto en ND Ateneo, en Buenos Aires. La foto corresponde al disco Aflamencarse (2006) y por esos años realizaron conciertos en distintas ciudades. Sobre el piano, varias fotos de sus hijos y de momentos con la banda.

“No toco instrumentos, solo un poco la guitarra para componer”, confiesa la cantante, quien además de continuar con su banda, da clases de canto. “Nunca pensé en dejar la música. Sí supe que iba a ser difícil porque estaba acostumbrada a hacer todo en equipo. Me costó mucho entender las cosas como solista, pero tenía su lado interesante”.  

 
 Los instrumentos de percusión son parte de la postal cotidiana de su casa. En pareja con el percusionista David Harder (quien integra la banda de La Contreras), abundan en casa los tambores, cajones peruanos, djembe, entre otros.

En su rincón inspirador, la mezcla de culturas está a la vista. “El narguile me trae muchos recuerdos. Lo compré en Buenos Aires y Alejandro Samer (guitarrista fallecido) lo eligió. Fue cuando nos instalamos en la Capital para grabar un disco en el estudio de Fito Páez. En el día grabábamos y en la noche dormíamos en el fondo de un restó árabe re famoso, donde pagábamos la estadía con shows. Le decíamos ‘la pocilga’”.

La portada del disco Flamenco impuro, que lanzó en 2012. “Estamos grabando el nuevo disco. Siento que las canciones tienen mucha más fusión, inspiradas en la música peruana, por ejemplo”. 

Boletín de noticias